Tengo la convicción de que el cambio tecnológico en el mundo agroalimentario ayudará a reducir los niveles de pobreza en los lugares más rurales y aislados del planeta, desarrollando economías mucho más robustas y conscientes con su entorno, en donde cada nación pueda tener el acceso a producir los alimentos que ellos mismos necesitan.